Topes de Collantes

Geografía


Foto: Carlos Castro

Topes de Collantes es un Parque Nacional ubicado al sudeste de la Sierra del Escambray, la segunda cadena montañosa más alta de Cuba hacia el centro del país. A 800 metros sobre el nivel del mar, aparece este extraordinario paisaje natural protegido, de gran belleza y valor científico para la botánica y la ecología cubana. Lo componen además varias elevaciones o picos. El Pico San Juan constituye el punto más alto con 1140m aproximadamente.

El Parque Nacional de Topes de Collantes ocupa un área de 12.494 hectáreas, en las que habitan numerosas especies endémicas de la flora y la fauna unido a un paisaje de indescriptible belleza, donde abundan los bosques de pino, el bambú, el eucalipto, entre muchas otras especies. Se caracteriza por una vegetación perenne debido a un clima abundante en precipitaciones y la temperatura es baja comparada con la media nacional.

En uno de los valles, entre las montañas de la Sierra, se encuentra la Presa Hanabanilla, una de las más grandes y de más belleza de Cuba. Tiene 32 kilómetros cuadrados de área y una profundidad de 35 metros aproximadamente. La Hanabanilla abastece de agua a las ciudades de Cienfuegos y Villa Clara. En los alrededores, existe un centro turístico, que le oferta paseos en botes y otras atracciones.

Flora


Foto: Yoel de la Paz

Más de 15 especies de pinos, 12 de eucaliptos y más de 100 plantas ornamentales garantizan que todo el año haya flores en Topes de Collantes. Variedad de helechos, plantas medicinales, orquídeas silvestres y mariposas complementan el bello entorno. Árboles de algarrobo, cedro, caoba, magnolia y teca, entre otros, distinguen el lugar, fundamentalmente caracterizado por el predominio de invertebrados, sin que se dé la presencia de alguna especie que pueda ser peligrosa para el hombre. El complicado relieve montañoso condiciona la existencia de alturas de diferentes rangos, así como pequeños y fértiles valles.

Eucaliptos, Pinos y Calistemos

Fauna


Foto: Aliesky del Río Leal

Presenta una topografía de variado mosaico vegetal favorecido el llamado borde ecológico, que incrementa la presencia de aves como la cotorra, el tocororo (ave nacional de Cuba), el negrito, el gavilán, el carpintero y el sijú

De igual modo habitan siete especies endémicas de anfibios, entre las que se destaca la ranita Colin, denominada así por el sonido que emite. Está presente la fauna cinegética, principalmente representada por el venado cola blanca, el puerco jíbaro y la codorniz, junto a jutías, moluscos, insectos, arañas y murciélagos, aunque también merodean la zona perros y gatos introducidos por el hombre. Se fomenta la cría de ganado vacuno, porcino y avícola como fuente de alimentos en las laderas de las montañas.

Clima


Foto: Aliesky del Rió Leal

El entorno de la zona se enriquece debido a que sus condiciones climáticas son excepcionales con parámetros de bienestar ambiental por encima del 60 por ciento, la temperatura media del aire oscila entre 16 y 25 grados Celsius con una humedad relativa del 85 por ciento y la velocidad máxima del viento llega solo hasta los 11,6 km/h.

Turismo


 

En Topes de Collantes existe una excelente instalación de turismo de salud con el Kurhotel Escambray como centro y con una infraestructura que incluye piscina climatizada, baños de vapor, sauna y gimnasio. La atención en la instalación estÁ enmarcada en una decena de programas médicos básicos, entre los cuales figuran la atención cardiovascular, osteomioarticular, neurológica, endocrina, antiestrés, geriátrica, de adelgazamiento, estética, y otros.

Enclaves habitacionales enriquecen las capacidades de alojamiento y pueden mencionarse los hoteles Los Helechos y Villa Caburní. Grutas horadadas en sus fallas casi verticales, valles abiertos con desagües subterráneos, ríos estrechos de rápido caudal, bellas cascadas y saltos como el de Caburní, Monumento Nacional, enaltecen los atractivos del enclave convertido en uno de los hermosos sitios naturales cubanos. También se encuentra el Sendero Codina, muy asequible y bello, de preferencia por su poco nivel de complejidad.

El lugar es ideal para los que gusten de practicar el senderismo y el montañismo. Distintas opciones permiten deleitarse de la observación de la flora y la fauna del lugar, distraerse a través de los senderos interpretativos o en el vivero de plantas medicinales, bañarse en las piscinas o en las pocetas naturales, disfrutar en los saltos de agua y planificar visitas a diversas cuevas.